domingo, 8 de junio de 2014

Tempus Fugit

El tiempo pasa irremediablemente y todo lo acaba. Así lo describía Publio Virgilio en el Libro III de las Geórgicas, al decir: ''Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus,singula dum capti circumvectamur amore''.  (Geórgicas, III, 284-285). ''Pero mientras tanto huye, huye el tiempo irremediablemente / mientras nos demoramos atrapados por el amor hacia los detalles.''

¡Tempus Fugit, amigos! Y no podemos hacer nada para evitarlo. Lo único que nos queda es vivir; pero vivir con mayúsculas; VIVIR.


Durante este último año y medio he caído en la cuenta de la rapidez con que trascurre la vida. He descubierto la grandeza de vivir cada segundo como si fuera el último, sonriendo, haciendo bien, disfrutando de los demás y llenándome de ellos. ¡Eso es! ¡Esa es la clave! Vaciarme de mi egoísmo, de mis fallos, y llenarme de todo lo bueno que me rodea. Vaciarme de mí, para darme a los demás y llenarme de ellos; de su grandeza y de su bondad. 


Terminar la etapa universitaria, colegiarme como abogado, y dar comienzo a la preparación de unas oposiciones serían acontecimientos vacíos si no los hubiera vivido con esas personas que ocupan un lugar especial en mi corazón. Forman parte de mí, me llenan; compartir esos instantes con ellos me hizo especialmente feliz. Nunca sabré devolver tanto cariño y tanta felicidad. A todos, ¡GRACIAS!
Ahora toca seguir soñando y luchando. Preparar unas oposiciones es una aventura preciosa a la vez que dura. Pero merece realmente la pena. Algún día no muy lejano, conseguiré esa meta y lo compartiré con todos los que me han llenado de ánimos, de caricias, de sabios consejos, de pequeñas regañinas y de grandes abrazos. 
VIVE, LUCHA, SUEÑA ¡A por ello!




No hay comentarios:

Publicar un comentario