jueves, 2 de junio de 2011

Tenerte a mi lado...

Anoche volví a soñar contigo mientras navegaba en el mar de lágrimas que manaba de mis ojos. Volví a recordar tu sonrisa, tus ojos, tus labios, tu voz... ese suave susurro que me hacía vivir cada díaa como si fuese el último.
Y de repente tomabas una maleta y comenzabas a alejarte de mí, sin siquiera despedirte;sin un adiós; sin un beso. Corría tras de ti y jamás lograba alcanzarte. Te perdía, lentamente, mientras tu sombra se desvanecía bajos los cipreses del Parque del Oeste...
Desperté sobresaltado, asustado... Y supe que no puedo vivir sin ti. Lo eres todo para mí: tu mirada ilumina mi camino mientras tus manos toman mi cintura para no descarrilar. Y a pesar de que hay curvas, nunca caigo... gracias a ti. Porque no me dejas solo a pesar de la distancia.
Tengo miedo, porque siento que, al no estar contigo, pierdo el tiempo tontamente porque las agujas de este reloj  marcan los latidos de mi corazón y mientras tú vas dando cuerda para que no deje de latir.
Sin ti... estoy perdido; navego a la deriva sin viento que me empuje ni timón que conduzca esta nave a su destino. Sin ti, me derrumbo, porque eres los cimientos, los pilares que sostienen, alimentan y fortalecen mi propia existencia.
Desperté... y sólo sabía articular un TE QUIERO en el silencio de mi habitación, roto por las gotas de lluvia que golpeaban mi ventana; marcado por el sollozo de un adolescente que te echa de menos. Encendí la luz y vi tu foto, y aquellas palabras que escribiste, y tu letra, y volví a escuchar tu voz; y volví a sentir la necesidad de TENERTE A MI LADO
Estés donde estés...TE QUIERO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario