miércoles, 16 de marzo de 2011

Por Japón

Japón está viviendo una de los peores momentos de su historia. El terremoto del pasado viernes y el tsunami posterior arrasaron literalmente con lo que encontraron a su paso. Además, ambos provocaron graves destrozos en la central nuclear de Fukushima; Las consecuencias de los daños son tremendas; un desastre nuclear que se agrava por minutos.
Todo ello me lleva a pensar en los fallecidos; en sus familiares; en esas personas impotentes porque no encuentran a un ser querido desaparecido; en las consecuencias del desastre nuclear; en los trabajadores de la central; en sus familias; en los afectados por la radiación (no sólo directa)... Sólo se me ocurre rezar por ellos; pedir para que esa pesadilla termine cuanto antes; para que se controlen esos reactores y no se fusionen los núcleos; para que descienda la radiación y terminen los riesgos existentes. Pido también por los fallecidos, para que encuentren la paz y el descanso; por sus familias para que sean fuertes y encuentren consuelo; por los desaparecidos para que sean encontrados sanos y salvos (nunca podemos perder la esperanza).
Desde aquí, un gran abrazo de consuelo, fortaleza y esperanza hacia Japón; que cruce Europa, Rusia, Oriente y llegue un potente rayo de luz donde ahora hay tanta oscuridad. Por ellos, para ellos, mi apoyo y mi oración.

1 comentario:

  1. Lo sucedido en Japón me parece espeluznante: un seísmo de ahíto, un tsumani q se llego a notar hasta en México y la catástrofe de las centrales. Pero además, me impacta mucho más porque gracias a Internet todos lo hemos podido vivir en directo, con vídeos y fotografías tan buenas como estremecedoras. Sin duda marca un antes y un después.

    ResponderEliminar