domingo, 13 de febrero de 2011

¿Universidad?

Desde hace una semana el periódico ABC ha ido realizando un admirable reportaje sobre la situación de Ciudad Universitaria y la Complutense. Una denuncia que ya ha surtido los primeros efectos: la limpieza de la facultad de Comunicación y su fachada y la limpieza integral de la estatua del Caballo situada en la plaza que comunica las facultades de Odontología, Medicina y Farmacia.
Facultad de la Complutense. Plaza Ramón y Cajal
Yo no pertenezco a dicha universidad pero suelo salir a correr cada tarde por allí. Y sinceramente se nota la dejadez de la autoridad académica. Mobiliario defectuoso (o inexistente) suciedad, restos de botellón; agresiones a conferenciantes (Rosa Díez de UPyD por ejemplo) etc. Todo esto me ha llevado a pensar si realmente nos encontramos en una zona universitaria o más bien en un campo de batalla llamado "Ciudad Universitaria".
La estatua del Caballo asediada de grafitis
La Universidad no es sólo un conjunto de edificios en que se imparten unas licenciaturas, ingenierías (ahora grado en...) Junto al indudable concepto de conocimiento y saber, la universidad la forman todos los que participan del mismo. Profesores y estudiantes. Hace ya muchos años, ser universitario era todo un honor (bien por las pocas posibilidades que por aquel entonces existían; o por el orgullo que suponía estudiar una carrera) Me refiero también a que ser universitario conllevaba un conjunto de valores que ya se han perdido: disciplina, educación, ansia de saber, espíritu de sacrificio... ¿Dónde está todo eso? ¿Han desaparecido totalmente? La "selva universitaria" en que convivo me hace pensar que sí.
La estatua tras ser limpiada... pero sin antorcha
No cabe duda de que hay que salir y celebrar los exámenes. Pero de ahí a destrozar todo lo que encuentres a tu paso, pintar las paredes de la facultad, dejar unos baños que dan ganas de no entrar o hacer del campus un estercolero me parece bochornoso. Y lo digo con todas las palabras. La última "acción heroica" (nótese la ironía) ha sido dejar sin antorcha al caballo de Medicina. Destrozar el emblema de la Complutense. Y luego somos jóvenes civilizados que amamos la libertad... Curiosa hipocresía.
Detalle de la estatua a la que han quitado la antorcha, símbolo del conocimento
La culpa de todo esto no sólo la tiene el Rectorado (que brilla por su dejadez) sino de la sociedad misma. ¿Cómo estamos educando a nuestros jóvenes? ¿Que hemos hecho para llegar a etas situaciones? Sin duda alguna, la pérdida de valores ha contribuido mucho. No hay afán de superación (o sólo en determinados estudiantes); la educación brilla por su ausencia dejando paso a la ley de la selva "el más fuerte gana"; vivimos en el "yo tengo que destrozar esto porque si no... no me quedo tranquilo" o en el "voy a emborracharme hasta las cejas y que mañana me lleven a casa" Claro, así perdemos el control y "no somos responsables de nuestros actos" (lo pongo entrecomillado porque el hombre siempre es responsable de sus actos)
Por tanto creo que es el momento más oportuno para que la sociedad en su conjunto y la autoridad universitaria de la Complutense reflexione acerca de este tema y pongamos de nuestra parte, profesores, rectores y alumnos, para que este tipo de situaciones vergonzosas no vuelvan a producirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario