domingo, 30 de enero de 2011

A escribir de nuevo

Tras dos semanas y media de exámenes se vuelven a abrir las tapas de este cuaderno. Tenía ganas de escribir; creedme cuando os digo que lo echaba de menos.
El miércoles pasado terminé mi último examen de la convocatoria ordinaria (de enero; aunque la mayoría de estudiantes la tienen en febrero). Decidí tomarme unas mini vacaciones, cuatro tristes días, que me han servido para reflexionar y organizarme de cara al nuevo semestre que comienzo mañana mismo.
Ahora me doy cuenta de lo poco que me queda para terminar mi cuarto curso. Y digo bien porque después de semana santa (a mediados de abril) hay semana y media de clases y los finales. Este año caerán sobre el 17 de mayo más o menos. Apenas cuatro meses de curso. Quitemos fin de semana y dos puentes (el día del padre y el Dos de Mayo)... se queda en nada. Por lo tanto, los profesores, viendo esto, meterán mucha caña y los alumnos no tendremos más remedio que apretarnos las tuercas. Es lo que toca.
Durante estos dias he paseado por algunos rincones de Madrid, sobre todo por el centro, Bailén, Plaza España, El Templo de Debop etc. Han sido pequeñas escapadas de apenas una hora pero me han servido de mucho. Pasear por Gran Vía y dejarse llevar por la cultura, los teatros, los musicales... Soñar en los Jardines del Campo del Moro (Palacio Real) Un consejo: un día que estéis agobiados, cerrad el libro y los apuntes, salid de esa habitación, y andad por Madrid. Descubrid sus secretos, respirad el aire de libertad que corre por sus calles. Desaparecerán los malos pensamientos y os llenaréis de todo lo bueno.
Me despido ya. Mucha suerte para esta recta final de febrero. Mucho éxito.
¡¡¡Abrazos!!!

domingo, 9 de enero de 2011

De exámenes

Queridos amigos:

El Cuaderno se cierra hasta el próximo 27 de enero. El motivo creo que es fácil de adivinar: los exámenes ordinarios, que este año nos los han fechado en enero. Por tanto, y para centrarme en las asignaturas (deseando de quitármelas de encima) dejaré por ahora estás páginas en blanco; eso sí, en servilletas de la cafetería o en los márgenes de mis apuntes, escribiré lo que vaya ocurriendo para luego compartirlo con vosotros.
Por cierto, Max sigue con su vida, creo que ahora estará haciendo las maletas...

Un abrazo

Rafa J.

sábado, 8 de enero de 2011

Mi gente de Bachiller

Hace ya cuatro años que terminé el bachiller; fueron dos años en "Las Esclavas" de Linares, los dos mejores de mi vida. Allí hice grandes amigos, viví grandes momentos que siempre recordaré.

Cuando me gradué en secundaria tenía que cambiar de colegio. De Bailén marché a Linares al Sagrado Corazón. Recuerdo el primer día como si fuera ayer: Inma Torres y yo nos sentamos en la misma fila, y delante estaban Manuel (de Bailén) y Arturo y Rubén. Ese día hicimos actividades para conocernos todos. Estaba nervioso en cierto modo porque no conocía al 90% de las personas con las que compartiría el curso. Pero las semanas fueron avanzando, los meses y los exámenes pasando y poco a poco se iban estrechando los lazos.

Inma y Rubén en San Agustín
 Despues de dos años allí puedo decir que éramos una pequeña familia de 40 miembros; con nuestras diferencias y nuestras semejanzas pero había piña. Ahora, cuatro años después aún tenemos contacto, menos porque estamos repartidos por media España: Jaén, Madrid, Sevilla, Málaga...

Mi Hermano Rubén y yo en la Plaza del Ayuntamiento
Anoche abrí una caja que llevaba cerrada bastante tiempo. En ella guardo las cartas de san valentín y las agendas de bachiller. Me emocioné al leer cada una de ellas, aquellas páginas con las dedicatorias de la gente, las cartas... Gracias a todos por vuestro cariño.
  • Glo y Ana Belen: mis dos muchachitas; hemos vivido mucho. Mi raquelita en sevilla, y creo que con coche: miedo me das. Y Ana B. en Málaga. Os quiero un montonazo. Y os debo una juerga que no se me olvida ehh.
  • Inma Torres, mi siamés: cuantas risas en las escaleras... siempre juntos a todos lados. Gracias por tu cariño y por tu confianza; por los noticiones de radio patio; por esas risas en el autobús; por el momentazo con la monja... "Inma que...! a voces... Os he oidoo.. y yo muerto de vergüenza escondido jaja.
  • Lidia, Gloria y yo
  • Inma, Bea, y Cris: mis tres niñas de Bailén: os quiero un montonazo, lo sabéis de sobra. Qué mas deciros¡¡¡
  • 
  • Arturo, Rubén M. Claudia, Xaxe, Anika Lacalle, Lorite, Aurora y Arabia. Os echo un montonazo de menos. Sois las mejores personas que me he podido encontrar (el resto también no os enfadéis... pero éstas son muy especiales).
  • 
  • Lidia: mi princesita. Te quiero un montonazo. Y aunque esté en Madrid, a 300km de tí quiero que sepas que no olvidaré jamás cada instante, cada segundo que he compartido contigo. Eres una chica imposible de olvidar. Gracias por todo siempre. Sabes que tienes un lugar especial dentro de mi corazón.
  •  
    Rubén haciendo de Koala
    
  • Y mi Hermano Rubén: tío que grande eres. Un hermano dónde los haya. Aunque estoy super desconectao y menos en contacto que sepas que me acuerdo mucho de tí; y que aquí tienes a tu hermano siempre; que no se te olvide. Eres un valiente, un luchador, un tío fuerte. Un ejemplo para mí. Si te tuviera que escribir.. llenaría una Biblia entera. (por cierto, tengo que dártela) Siempre hermanos tío. Y recuerda, no hay que rendirse nunca ehh. A luchar.
Nombraros a todos sería casi imposible, porque con todos tengo un momento, una charla, unas risas, una sonrisa...Por eso gracias siempre a toda mi clase de Bachiller, desde Amalia hasta el último de la lista (que no me acuerdo quién era el 40) Gracias siempre a todos. Sois los mejores. Y tampoco puedo olvidarme de la clase de 4 de ESO: Nacho, Ana Cano (hija, cuantas cartas te llevaste aquel san valentín) Carolina, Ceci, Amanda, Corpas etc etc.
Bueno aquí os dejo un pellizco de mis recuerdos con vosotros; el resto me lo guardo para no perderlos jamás. Feliz 2011 amigos.¡¡¡

Rafa J.

jueves, 6 de enero de 2011

Un consejo de fin de fiestas

Terminamos las vacaciones y qué mejor manera de volver a la universidad que con un par de libros bajo el brazo. Hoy quiero recomendaros dos libros de Mario Conde Conde, conocido por todos. Nació en Tuy y tras sus estudios ingresó en la Universidad de Deusto estudiando Derecho. Obtuvo grandes calificaciones (nota mínima: sobresaliente). En dos años hizo Abogacía del Estado (obtuvo la mejor nota en dicha oposición de la historia). Después de ejercer en distintos puestos importantes dentro de la Administración Pública la abandona para iniciar su actividad privada y empresarial.

Fue Consejero y Secretario General de los Laboratorios Abelló. Vicepresidente y Consejero Delegado del Grupo de Empresas Antibióticos, S.A. Tras la venta de Antibióticos al Grupo Internacional Montedison, junto a Juan Abelló accede al Consejo de Administración de Banesto, del cual se le nombra Presidente el 16 de Diciembre de 1987.
De todos estos cargos cesa el 28 de Diciembre de 1993, cuando el Gobierno decide intervenir la entidad sustituyendo a todo su Consejo de Administración y ordena al fiscal interponer una Querella Criminal.

El 23 de Diciembre de 1994 ingresa en la cárcel madrileña de “Alcalá-Meco” en concepto de prisión preventiva. El 26 de Febrero de 1998 el Tribunal Supremo le condena a cuatro años y seis meses por el caso Argentia Trust. El 31 de Marzo de 2000 es condenado por la Audiencia Nacional a 10 años de prisión por el “caso Banesto”. El 29 de Julio de 2002 el Tribunal Supremo duplica la pena impuesta por la sentencia dictada por la Audiencia Nacional. Actualmente, ya ha terminado totalmente su condena.
Es contertulio en "El Gato al Agua" cada jueves (Intereconomía TV)

De sus numerosos libros quiero destacaros dos: Memorias de un preso y Los días de Gloria. En el primero describe su paso por prisión. Es un relato sincero, claro, y si me permitís, muy valiente. Cuenta los procesos previos al ingreso en prisión; la primera vez que vio aquella celda, el día a día en aquel lugar. Realmente es sobrecogedor. Te permite incluso plantearte la vida en el sentido en que te cuentan en primera persona lo que es estar en prisión y la importancia de la libertad.
El segundo libro es Los días de Gloria. Acaba de ser publicado hace apenas un mes (por noviembre) y está teniendo un notable éxito. En él Mario narra sus auténticas memorias, su relación con la Monarquía, tanto con Juan Carlos como con su padre, Don Juan.

Espero que os guste. Si el primer libro me encantó, del segundo no espero menos. Ya lo tengo en la mesita de noche para desengranar un poco más aquellos días.. de gloria.

La ilusión nunca se pierde

Anoche estuve en la Cabalgata de Reyes de Linares (la de Bailén es “sencilla” por decirlo finamente) y pude ver algo que echaba de menos: la ilusión de los más pequeños. Pasaban por delante grandes tigres, hipopótamos, los pitufos, bob esponja, y cómo no, los Reyes Magos. Fue entonces cuando los ojos de los niños se iluminaban de una forma muy especial, siendo capaces de transmitirnos, a los más grandes de la casa lo que sentían en aquellos momentos.
La noche del 5 al 6 de enero es una noche mágica. En ella reinan la felicidad, la ilusión, la inocencia. Hace posible que los mayorcitos volvamos a ser niños, volvamos a pelearnos por esos caramelos y globos, o nos despertemos a la mañana siguiente y corriendo abramos los regalos.
Os voy a confesar algo. En estos días, sencillamente, vuelvo a tener 5 años. Viajo 16 años atrás y siento esa ilusión, esos nervios por saber qué ocultan esos regalos… Por cierto, nunca sé lo que me regalan por reyes; siempre echo mi carta al buzón pero al final me acabo encontrando con alguna sorpresa, cosa que me encanta.
Me alegra que los “enanos” transmitan la ilusión a los mayores; esa ilusión que con la edad perdemos porque se llena nuestra cabeza de preocupaciones, trabajo, deberes… Pero ¡por Dios!.. por un día da gusto tener 5 años…

Espero que los Reyes os hayan traído muchos regalos (y carbón dulce… que está riquísimo) y lo más importante: espero que nunca dejéis de soñar. Que la ilusión permanezca siempre en vuestro corazón.

Feliz día de reyes amigos.

domingo, 2 de enero de 2011

¿Inspiración? ¿Qué pasó la otra noche?

"Eran principios de verano y Max aún no sabía..." Son las primeras palabras de una novela que estoy escribiendo. Aunque parezca increíble sí, es cierto. Parecerá una locura, sí, aunque ya tiene 5 folios de cordura y realidad. 
Hace un par de noches tuve una terrible necesidad de escribir, necesidad que casi llega a convertirse en ansiedad por la escritura. Sin pensarlo dos veces cogí el ordenador, abrí un word y comencé a teclear. Lo primero fue estructura la primera parte de la historia: personajes, descripción, personalidad de cada uno, relación entre ellos, los lugares dónde se desarrollaba la acción... Parecía difícil pero poco a poco todo se iba entrelazando por su cuenta. Me sorprendí a mi mismo por la soltura con la que iba escribiendo esos primeros folios. Tras dos horas de trabajo, comencé de nuevo a leerlos desde el principio. El asunto no pintaba mal. 
Como eran las 2 de la mañana decidí que seguiría a la mañana siguiente. Apagué el PC y me eché a dormir. Me acuerdo perfectamente de lo que soñé: cómo era Max, sus amigos, los últimos días de verano... y otras muchas cosas que quedan guardadas (al final os desgrano la historia y perderá toda la gracia). 
La verdad es que no sé cómo surgió la idea. Si fue inspiración, suerte o... Apenas puedo explicarlo. A lo mejor se alinearon los astros y la fuerza del Sol vino a mi (vale esto es muy poco probable). Lo importante es que fui capaz de redirigir aquello a mis manos y de mis manos al folio. Sentía una sensación muy gratificante a la vez que alentadora. Iba comprobando cómo todo adquiría lentamente sentido y unidad a la vez que nacían nuevas ideas en mi cabeza para pintar ese lienzo. Supongo que esto sintió Cervantes o Ahern cuando escribieron sus novelas. Sí, definitivamente fue inspiración.
Por eso os animo a que en el momento en que sintáis esa inspiración tengáis un folio a mano y garabateéis lo primero que se os ocurra: un par de personajes, un lugar y una conversación. Poco a poco, el resto aparecerá y la historia ganará fundamento. Da igual que sea un folio, que tres que medio. Lo realmente importante es descubrir, aprovechar y canalizar esa capacidad. Capacidad que creo que todos tenemos, aunque se encuentre dormida en lo más profundo de nuestro ser. Al final, acaba despertando.
Ya os iré contando como va avanzando la novelilla. Hasta entonces. Un abrazo.
"Dejó el diario sobre la mesa, miró la habitación, y echó a andar"